El triunfo del mediocre

Sonando: ¿Qué hace una chica como tú, en un sitio como este? (Burning)

Solo pido un poco de coherencia. Matamos en nombre de dioses, nos gobiernan descerebrados, nos dirigen los mediocres. El mundo va como va porque la batuta suele caer en manos equivocadas, la orquesta reacciona y la melodía suena inevitablemente desafinada.

Lo cierto es que no merece la pena maltratarse pensando por qué mandan los que mandan. Y me consta que pretendemos cambiar viejas tradiciones, sí, pero han sido demasiados años viviendo entre bolas de naftalina. Por desgracia estamos llenos de mitos erróneos y afrontamos nuestra vida asimilando la falsa realidad que es esa, el mundo dirigido por incompetentes. Una reluciente mierda de purpurina.

Comprendemos que el poder se consigue a base de sudor a veces, y a base de aprovecharse de una buena herencia o de una buena persona, otras muchas veces. Y vaya por delante que esta no es una cuestión de enchufes, sino de saber defender lo que uno representa. De mantener reputaciones y castillos de arena que un día alguien hizo por construir.

Seamos sensatos. El hecho de que los incompetentes nos dirijan no es solo cosa de ellos. Nosotros tenemos ahí nuestra parte de responsabilidad. Quizá no les hayamos colocado en el lugar que ocupan, o quizá sí, pero aceptando esa bizarra realidad lo que conseguimos es aceptarlos a ellos. Nosotros mantenemos su pantomima y nos convertimos en polinchinelas. Llegados a este punto, me encantaría crear un ejército de gente humilde, trabajadora y con inquietudes, con el que mancillar, a base de buenas acciones, la sinrazón de todos estos entes que nos dominan. Porque sí, resulta que somos más que ellos, aunque se nos oiga menos.

En mi faceta de analista empedernida intento comprender el modo de actuación de cada actor. Después de mucho observar, he llegado a la conclusión de que existe una constante: el miedo.

El que mata en nombre de los dioses, lo hace por miedo a las represalias divinas que el hecho de no hacerlo, acarrearían.

El que gobierna en el radicalismo más absurdo, lo hace preso del miedo que le causa lo desconocido, negándose a una evolución sostenida.

El que dirige en la mediocridad absoluta siente miedo a ser desbancado de su trono, y por eso descarga sus complejos, en forma de ira, sobre sus dirigidos.

Y el que se deja dirigir por las escalas superiores, cuando estas son deficientes, se resigna a ello por miedo a que puedan hacer (mal) uso de su poder.

Es una especie de rueda tenebrosa. Es puro miedo.

Así que desde este, mi rinconcito, voy a intentar disparar primero. Hoy mi mensaje va dirigido a todos los que no merecen el poder y sin embargo lo disfrutan. Escuchen bien atentos:

Queremos líderes de buena calidad, en el ámbito de aplicación que corresponda, pero sobre todo de calidad humana sobresaliente. Queremos semejantes que sostengan las riendas con firmeza y buen criterio, no que nos fustiguen con ellas convirtiéndonos en cuadriga a su antojo. Exigencia desde ambas partes. Aspirar a lo mejor motivados por el mejor.

Me pregunto entonces qué hace una chica como yo en un lugar como este, si este no es mi sitio, como dice la canción. Y creo que, llegados a este punto, nos queda ser la versión más brillante de nosotros mismos. Dejar una huella impecable, tanto, que ni el viento ni el tiempo sean capaces de borrar. He ahí el quid de la cuestión: otros no podrán decir lo mismo.

Pronto más regaliz para dos, amigos.

 

Ilustración: http://www.jrmora.com

Mi reino no es de este mundo

Sonando: Calidad de vida (Loquillo y Los Trogloditas)

Hoy parafraseo a Jesucristo porque, la verdad, no encuentro manera mejor de expresarlo: mi reino no debe ser de este mundo porque si lo fuera, yo no sería yo.

Resulta que estos días de atrás me pasó una cosa. Me topé con gente mediocre que no sabe que lo es. Es decir, ellos practican y consumen mediocridad a partes iguales y no pueden dejar de hacerlo, son una especie de adictos a la pura megde. Por lo general proyectan la imagen de lo que querrían llegar a ser pero no son. Vaya, un holograma cutre carente de identidad propia, limitado únicamente al acopio de rasgos ajenos socialmente bien vistos, según su criterio.

Me di de bruces con esta gente y fue entonces cuando comprendí lo poco identificada que me sentía con ellos y lo fuera de lugar que me encontraba a su lado. Deduje por tanto que yo no debía ser de su especie y me aferré mentalmente, como quien encuentra un oasis en medio del desierto, a mis cualidades, mis virtudes, mis inquietudes y mis proyectos, y me prometí a mí misma no abandonar ese camino lleno de pequeñas piedras y grandes recompensas, ni por supuesto ser jamás una de ellos.

La realidad nos golpea así de brusco, amigos. Sentir de manera tan clara todo eso significa que una ya, a sus treinta más uno, va siendo capaz de reconocer y diferenciar las sumas de las restas (¡ay, si mis profesoras de matemáticas me leyeran..!) Supongo que a eso se le llama hacerse mayor, pero yo prefiero decir que cada vez me conozco más y mejor. Y que sé lo que quiero y lo que no, y que encima puedo elegir, toma ya.

Quise otorgarles el beneficio de la duda. Imaginé cómo sería la vida dejándose uno al antojo del cauce del río más caudaloso, esperando a que todo tenga que suceder porque aquello que ha de suceder nos sobrevenga y no al revés, siendo nosotros quienes, ávidos de practicar la superación, forjemos el cauce de nuestro propio río a base de crear lo que debe suceder, que no es otra cosa que lo que nosotros, y solo nosotros, queramos que suceda.

Trabalenguas a parte, no fueron capaces de seducirme estas personas. Respeto que vivan bajo el efecto narcotizante que la mediocridad, en todas sus formas y variantes, les proporciona, pero… Yo ahí no encajo. El opio del pueblo es la mediocridad hecha programa de televisión, hecha publicación de red social, moda estúpida, o incluso personificada: en las palabras de ese ignorante que se erigió jefe pero no responsable; del conocido que grita mucho y dice poco, del compañero que presume de banalidades y carece de trascendencia, o en las de ese líder que se empeña en vender humo, y que además se le ve el plumero. Todos entretenidos con la mediocridad que mueve el mundo, siendo partícipes del sinsentido que es el sincriterio, el cual no existe porque faltó inquietud, ambición y empeño.

Ya lo dice Loquillo, “qué fácil consumir mediocridad”. Y qué difícil probarla siquiera cuando la tienes tan identificada, añado yo. Qué satisfacción tan grande provocan la autenticidad, la calidad de vida y el enriquecimiento. Cuánto sacrificio, también. Pero mi reino no es de este mundo y mi mundo consiste en eso.

Podéis ir en paz.

Pronto más regaliz para dos, amigos.

Forges

www.forges.com